Dicen que los papeles antagónicos sobresalen por encima de los protagonistas debido a los matices que se le pueden dar al personaje, en esta ocasión lo que ocurrió en este musical da la razón a esa premisa.

Definitivamente la interpretación de Judas, realizada por José Julio Sánchez (JJ) fue sin desperdicios.

JJ logró conectar con el público desde su primera salida a escena. Sus cualidades vocales y su facilidad para bailar hicieron que se ganara a la audiencia en todo momento.

Los Solos que tuvo, en especial, el de “Superestrella” y el de su muerte fueron el clímax del espectáculo.

La personificación de María Magdalena, por parte de Carolina Rivas también fue sin desperdicios.

Leer más